La cirugía para extirpar la vesícula biliar es el método más común para tratar cálculos biliares que se han vuelto problemáticos. Cuando se extirpa la vesícula biliar, el cirujano también examina los conductos biliares y retira cualquier cálculo que esté presente allí. Los conductos no se extirpan, así que el hígado puede continuar segregando bilis dentro del intestino para ayudar con la digestión.

Colecistectomía Laparoscópica vs. Colecistectomía Abierta

Copyright © Nucleus Medical Media, Inc.

Colecistectomía Laparoscópica

En los Estados Unidos, la colecistectomía laparoscópica se ha vuelto un procedimiento muy común para extirpar la vesícula biliar, conformando aproximadamente el 75% de los procedimientos quirúrgicos. Este procedimiento no debería realizarse si usted:

  • Está tomando adelgazadores sanguíneos
  • Se ha sometido a cirugía en el estómago
  • Tiene pancreatitis (inflamación del páncreas)

El cirujano hace varias incisiones pequeñas en el abdomen e inserta instrumentos quirúrgicos y una cámara de video en miniatura dentro del abdomen. La cámara envía una imagen aumentada desde el interior del cuerpo hacia un monitor de video, dándole al cirujano una visión de cerca de los órganos y tejidos. Mientras observa el monitor, el cirujano inserta instrumentos a través de una segunda incisión para separar cuidadosamente la vesícula biliar del hígado, conductos, y otras estructuras. Entonces, se corta el conducto quístico y se extirpa la vesícula biliar.

Debido a que los músculos abdominales no se cortan durante la cirugía laparoscópica, los pacientes sienten menos dolor y menos complicaciones de las que tienen después de una cirugía abdominal mayor. La recuperación por lo general requiere unos cuantos días de actividad restringida en el hogar.

Este procedimiento tiene un índice de éxito alrededor del 95%. Aproximadamente el 10% de los pacientes tendrán las siguientes complicaciones:

  • Aspiración de contenido estomacal
  • Pancreatitis
  • Sangrado
  • Perforación de intestino o conductos biliares
  • Cálculo recurrente

Nota: Aproximadamente en el 5%-10% de laparoscopías, se requiere conversión a colecistectomía abierta.

Colecistectomía Abierta

Si existe algún obstáculo para el procedimiento laparoscópico (como infección o cicatrización de otras operaciones) su cirujano podría hacer cirugía "abierta". A ésta se le llama cirugía "abierta" debido a que el cirujano tiene que hacer una incisión (abertura) de 4 a 8 pulgadas en el abdomen para extirpar la vesícula biliar. La colecistectomía abierta es muy segura, pero se considera cirugía mayor y el tiempo de recuperación podría tardar varias semanas en el hogar. Este procedimiento representa aproximadamente el 25% de todos los procedimientos quirúrgicos para los cálculos biliares.

Este procedimiento no se debería realizar si usted tiene:

  • Trastorno de sangrado no controlado
  • Enfermedad pulmonar crónica o insuficiencia cardiaca

Complicaciones postoperatorias incluyen las siguientes:

  • Hernia
  • Diarrea
  • Infección de la herida
  • Perforación del intestino
  • Lesión al hígado o riñón