Usted puede tomar varias medidas para reducir su riesgo de desarrollar cirrosis:

Absténgase de Consumir Alcohol

El abuso del alcohol es la causa más común de cirrosis en los EE. UU. No todas las personas que abusan del alcohol desarrollan cirrosis.

La probabilidad de padecer cirrosis relacionada con el alcohol aumenta:

  • Cuanto más beba en cada episodio.
  • Si bebe con frecuencia.
Absténgase del tabaco

El hígado es el blanco de muchas sustancias químicas que se encuentran en el tabaco y que causan cáncer. Se sabe que las personas que padecen cirrosis tienen un mayor riesgo de padecer cáncer de hígado, el cual aumenta con el tabaquismo. El tabaquismo también causa enfermedad pulmonar, lo que puede derivar en bajos niveles de oxígeno en el cuerpo. Las personas con bajos niveles de oxígeno tienen un mayor riesgo de morir después de un trasplante de hígado.

Reduzca Su Riesgo de Contraer Hepatitis
Tenga relaciones sexuales con protección

La hepatitis B y la hepatitis C pueden transmitirse por contacto sexual. Para reducir su riesgo de infección, practique sexo seguro. Esto significa que los hombres siempre deben utilizar un condón durante la actividad sexual y el coito. Si usted es mujer, debe pedirle a su pareja que use un condón, incluso si toma anticonceptivos orales.

No comparta agujas

La hepatitis B y C pueden transmitirse a través de productos sanguíneos y por utilizar agujas y jeringas contaminadas. Evite utilizar drogas administradas por vía intravenosa. Si utiliza estas drogas, no comparta las agujas o las jeringas con nadie.

Vacúnese contra la hepatitis B

Pregúntele a su médico si debe vacunarse contra la hepatitis B.

Pregunte Sobre Ciertos Medicamentos

Ciertos medicamentos de venta bajo receta pueden tener efectos tóxicos en el hígado que varían de persona a persona. Si usted está tomando estos medicamentos, siga las instrucciones de su doctor cuidadosamente. Asegúrese de realizarse las pruebas recomendadas antes de comenzar con el medicamento y durante el curso del tratamiento. Estas pruebas pueden ayudar a determinar si el medicamento está o no dañando a su hígado.

Realícese pruebas de detección de enfermedad genética

Una vez que sepa que la causa de la enfermedad hepática es una causa genética, solicítele al médico que realice pruebas de detección a su familia de inmediato.

Mantenga un peso saludable

La obesidad es una causa principal de enfermedad hepática. Llevar una dieta saludable y realizar el ejercicio adecuado constituyen dos pasos significativos que cualquier persona puede realizar y que reducen el riesgo de padecer enfermedad hepática crónica.