El objetivo de la información aquí proporcionada es brindar una idea general acerca de cada uno de los medicamentos enumerados a continuación. Sólo se incluyen los efectos secundarios más generales. Pregunte a su médico si necesita tomar alguna precaución especial. Use cada uno de estos medicamentos según se lo recomiende su médico, o según las instrucciones proporcionadas. Si tiene preguntas adicionales sobre el uso o los efectos secundarios, contacte con su médico.

Si bien la cirrosis no se puede curar, el médico puede recetarle varios medicamentos para tratar esta afección. Estos medicamentos pueden ayudar a controlar la causa de la cirrosis y prevenir daño hepático adicional, o pueden tener el objetivo de tratar los síntomas y las complicaciones.

Medicamentos con receta
Medicamentos para Tratar las Causas de Cirrosis

Relacionadas con el alcohol

  • Disulfiram
  • Naltrexona
  • Acamprosato

Medicamentos antivíricos

Corticoesteroides

  • Prednisona
  • Prednisona y azatioprina

Agentes quelantes de metales

  • Penicilamina
  • Trientina
  • Deferoxamina
Medicamentos para tratar las complicaciones de la cirrosis

Antibióticos

  • Ciprofloxacina
  • Norfloxacina
  • Ceftriaxona
  • Ofloxacina
  • Amoxicilina-clavulanato

Vitamina K

  • Fitomenadiona

Coagulación sanguínea

  • Plasma fresco congelado
  • Transfusión de plaquetas
  • Factores coagulantes sanguíneos
  • Desmopresina (DDAVP)

Diuréticos

  • Bumetanida
  • Furosemida
  • Hidroclorotiacida
  • Clorotiacida
  • Amilorida
  • Triamtereno
  • Espironolactona

Hemorragia de las várices

  • Octreótido

Betabloqueantes

  • Atenolol
  • Metropolol
  • Nadolol
  • Propranolol
  • Timolol

Laxantes

  • Beta-galactosidofructosa
Medicamentos con receta
Medicamentos para Tratar las Causas de Cirrosis
Relacionadas con el alcohol

Algunos nombres comunes incluyen lo siguiente:

  • Disulfiram
  • Naltrexona
  • Acamprosato

La Dirección de Fármacos y Alimentos (FDA) aprobó estos tres medicamentos para el tratamiento del abuso del alcohol. Si bebe mientras toma disulfiram, experimentará una reacción negativa o síntomas de resaca mucho peores que los síntomas de resaca habituales. Estos síntomas pueden incluir dolor de cabeza, náuseas, confusión e intranquilidad. La naltrexona reduce las ansias de beber alcohol. El acamprosato reduce el malestar físico y emocional asociados con dejar la bebida, por ejemplo, la sudoración, la alteración del sueño y la ansiedad.

Los posibles efectos secundarios incluyen:

  • Somnolencia
  • Disfunción eréctil
  • Dolor de cabeza
  • Cambios en el estado de ánimo
  • Neuropatía periférica
  • Psicosis
  • Calambres abdominales
  • Dermatitis
  • Insomnio
  • Dolor muscular
  • Exantema
  • Vómitos
  • Diarrea
  • Comezón intensa
Medicamentos antivirales

Algunos de los ejemplos de medicamentos antivíricos incluyen lo siguiente:

  • Interferones
  • Inhibidores de la proteasa
  • Inhibidores de la transcriptasa inversa

Las hepatitis B y C víricas crónicas pueden responder al tratamiento con medicamentos antivíricos. Entre estos medicamentos se puede incluir el interferón para hepatitis B y C, o una combinación de interferón y ribavirina en el caso de la hepatitis C.

Para la hepatitis C, el tratamiento combinado arroja índices constantemente más altos de respuesta sostenida que el tratamiento con solo un medicamento. Por ejemplo, el interferón se administra por vía subcutánea una vez por semana. La ribavirina es un agente antivírico oral que se administra dos veces al día. La Dirección de Fármacos y Alimentos (FDA) de los EE. UU. se encuentra en proceso de investigación de varios tratamientos nuevos contra la hepatitis. Si tiene preguntas sobre estos tratamientos, llame a su médico para hablar sobre el tema.

La lamivudina, el tenofivir, el adefovir, el entecavir y la telbivudina se utilizan para tratar la infección por hepatitis B. Por lo general, se administran por vía oral y se toman una vez por día durante un año o más. En ocasiones, estos medicamentos se combinan con el interferón.

Los posibles efectos secundarios incluyen lo siguiente:

  • Dolor abdominal o estomacal (severo)
  • Sensación de saciedad
  • Náuseas.
  • Hormigueo, ardor, adormecimiento, o dolor en las manos, brazos, pies, o piernas
  • Síntomas similares a los de la gripe, como fiebre, dolores corporales y escalofríos
Corticoesteroides

Algunos nombres comunes incluyen:

  • Prednisona
  • Prednisona y azatioprina

Algunas formas de hepatitis se deben a reacciones autoinmunitarias, en las cuales el propio sistema inmunitario del cuerpo ataca al tejido sano normal. Los corticoesteroides son antiinflamatorios que también inhiben las respuestas inmunitarias. Esto contribuye a reducir la inflamación hepática, lo que ayuda a evitar que la cirrosis avance. Altas dosis de prednisona administradas a largo plazo están asociadas con un incremento en serios efectos secundarios. Dosis más bajas de prednisona se podrían usar cuando se combinan con azatioprina.

Los posibles efectos secundarios incluyen lo siguiente:

  • Indigestión
  • Intolerancia a la glucosa
  • Adelgazamiento óseo
  • Aumento del riesgo de infección
  • Cambios en el comportamiento
Agentes Quelantes de Metales

Algunos nombres comunes incluyen:

  • Penicilamina
  • Trientina
  • Deferoxamina

Los agentes quelantes de metales son medicamentos que retiran metales tóxicos del torrente sanguíneo para que el cuerpo pueda eliminarlos de manera más efectiva en la orina o heces fecales. Los agentes quelantes se usan para que el cuerpo se deshaga del exceso de cobre en la enfermedad de Wilson o del exceso de hierro en la hemocromatosis. Estas dos raras enfermedades hereditarias pueden producir daño hepático que dé como resultado cirrosis.

La penicilamina y la trientina se usan para tratar la enfermedad de Wilson. Deferoxamina se usa para tratar la sobrecarga de hierro asociada con hemocromatosis. Ésta se aplica como inyección. Los agentes quelantes son medicamentos muy potentes que pueden tener efectos secundarios importantes y serios. Asegúrese de reportar éstos a su médico.

Posibles efectos secundarios asociados con los agentes quelantes incluyen:

  • Fiebre
  • Dolor articular
  • Exantema
  • Visión borrosa u otros problemas con la visión
  • Dificultad para respirar, sibilancia o respiración acelerada
  • Frecuencia cardíaca acelerada
  • Náuseas, vómitos o diarrea
Medicamentos para tratar las complicaciones de la cirrosis
Antibióticos

Algunos nombres comunes incluyen:

  • Ciprofloxacina
  • Norfloxacina
  • Ceftriaxona
  • Ofloxacina
  • Amoxicilina-clavulanato

Los antibióticos profilácticos se pueden usar para prevenir infecciones bacterianas en las personas con cirrosis y hemorragia gastrointestinal.

Los efectos secundarios frecuentes incluyen lo siguiente:

  • Náuseas o vómitos
  • Diarrea
  • Dolor abdominal
  • Dolor de cabeza
  • Sarpullido o urticaria
Vitamina K

Algunos nombres comunes incluyen:

  • Fitomenadiona

Las anormalidades en el sangrado son comunes en la cirrosis. La vitamina K desempeña un papel importante en la coagulación sanguínea. Debido a que el hígado metaboliza esta vitamina, las enfermedades hepáticas pueden afectar los niveles de vitamina K y su capacidad para funcionar, lo que altera la capacidad de coagulación. Su médico podría prescribir vitamina K para ayudar a prevenir el sangrado excesivo. La dosis de estos medicamentos es diferente para cada persona. Siga las indicaciones de su médico. No cambie su dosis a menos que su médico se lo diga.

Los posibles efectos secundarios asociados con el uso de vitamina K incluyen lo siguiente:

  • Ruborización del rostro
  • Enrojecimiento, dolor, o inflamación en el sitio de la inyección
  • Gusto inusual
Coagulación sanguínea

La coagulación sanguínea es una reacción compleja de proteínas y factores que modifica el estado de la sangre de líquido a un gel espeso. Este proceso ayuda al cuerpo a controlar la hemorragia. Las personas que sufren de hemorragia persistente, o hemorragia que no responde al tratamiento, probablemente necesiten una transfusión de sangre. En las transfusiones de sangre, se usan uno o más componentes de la coagulación para ayudar a detener la hemorragia. Los componentes incluyen lo siguiente:

  • Plasma fresco congelado
  • Plaquetas
  • Factores coagulantes específicos

Los posibles efectos secundarios relacionados con las transfusiones de hemoderivados son poco frecuentes, pero pueden incluir lo siguiente:

  • Reacción alérgica
  • Fiebre
  • Infección
  • Exceso de hierro
  • Lesión de los pulmones
  • Reacción inmunitaria

La desmopresina (DDAVP) se usa para liberar el factor de Von Willebrand, una proteína específica de la sangre relacionada con la coagulación sanguínea. Se la suele administrar por vía intravenosa.

Los posibles efectos secundarios relacionados con el uso de DDAVP incluyen lo siguiente:

  • Dolor de cabeza
  • Retención de líquidos, lo que puede aumentar el peso
  • Ruborización del rostro
  • Náuseas
  • Convulsiones
  • Nivel bajo de sodio ( hiponatriemia)
Diuréticos

Diuréticos de asa:

  • Bumetanida
  • Furosemida

Diuréticos tiacídicos:

  • Hidroclorotiacida
  • Clorotiacida

Diuréticos ahorradores de potasio:

  • Amilorida
  • Triamtereno

Los diuréticos se usan para tratar la acumulación de exceso de líquido en el cuerpo que se produce con la cirrosis y con otras enfermedades. Estos medicamentos actúan sobre los riñones para incrementar la diuresis, lo cual reduce la cantidad de líquido en el torrente circulatorio. Esto puede ayudar a reducir la hipertensión de vena porta y ayuda a aliviar algunos de los síntomas de cirrosis, como acumulación de líquido en el abdomen y piernas.

Posibles efectos secundarios asociados con el uso de diuréticos incluyen:

  • Pérdida de apetito
  • Náuseas y vómitos
  • Vértigo
  • Cefalea
  • Falta de energía
  • Nivel bajo o elevado de potasio en la sangre
  • Nivel bajo de sodio
Hemorragia en el esófago

Algunos nombres comunes incluyen:

  • Octreótido

La cirrosis puede producir hemorragia de los vasos esofágicos. Es posible que deba tomar medicamentos para reducir la presión en los vasos.

Los posibles efectos secundarios asociados con este medicamento incluyen lo siguiente:

  • Calambres abdominales
  • Náuseas
  • Vómitos
  • Diarrea
  • Frecuencia cardíaca lenta
  • Heces grasosas
  • Malestar estomacal
Betabloqueantes

Algunos nombres comunes incluyen lo siguiente:

  • Atenolol
  • Metropolol
  • Nadolol
  • Propranolol
  • Timolol

En el caso de la cirrosis, estos medicamentos se utilizan para reducir la presión arterial en el abdomen (denominada hipertensión portal). Esto reduce el riesgo de una hemorragia de las várices esofágicas y otras complicaciones. Estos medicamentos vienen en presentación de cápsula, tableta, líquido, e inyectable.

Posibles efectos secundarios asociados con el uso de beta-bloqueadores incluyen:

  • Somnolencia y vértigo
  • Sensibilidad al frío
  • Trastornos del sueño
Laxantes

Algunos nombres comunes incluyen:

  • Beta-galactosidofructosa
  • Sen

Suelen recetarse laxantes para tratar el estreñimiento. Sin embargo, pueden contribuir a tratar la cirrosis, al absorber o unir toxinas (p. ej., amoniaco) en el intestino y eliminarlas del organismo. No todos los laxantes son igualmente eficaces, y puede ser más probable que el médico recete beta-galactosidofructosa (Lactulosa).

Posibles efectos secundarios asociados con el uso de laxantes incluyen:

  • Diarrea
  • Calambres abdominales, flatulencias, y distensión
  • Deshidratación y debilidad
Medicamentos de venta libre
Suplementos Multivitamínicos/Minerales

Su médico podría recomendar que usted tome un suplemento multivitamínico y mineral. Esto ayudará a corregir cualquier deficiencia de nutrientes que usted pudiera haber desarrollado si su consumo alimenticio se redujo debido a la enfermedad hepática.

Si usted estaba consumiendo alcohol regularmente, también podría necesitar tiamina y folato adicionales (dos vitaminas B). Pida asesoría a su médico o dietista registrado para elegir un suplemento adecuado.

Consideraciones especiales

Si está tomando medicamentos, siga estas indicaciones generales:

  • Tome los medicamentos como se le indique. No cambie la cantidad ni el horario.
  • Pregunte cuáles son los efectos secundarios que pueden presentarse. Consúltelos con el médico.
  • Hable con su médico antes de dejar de tomar el medicamento.
  • Planifique con anticipación los reabastecimientos si los necesita.
  • No comparta los medicamentos con nadie.
  • Algunos medicamentos pueden ser peligrosos cuando se mezclan. Hable con su médico si toma más de un medicamento, incluso productos de venta libre y suplementos.