Las inquietudes respecto de que los teléfonos celulares causan tumores cerebrales no han impedido que millones de personas disfruten de conexiones inalámbricas con amigos, familiares y socios comerciales. El sonido para todos familiar de un teléfono celular rompe la paz en la playa, interrumpe conversaciones y se entromete casi en todas partes. Pero tales invasiones en la privacidad podrían ser la última de nuestras preocupaciones.

¿Problemas de salud?

Las personas han mostrado preocupación por los peligros de la energía de radiofrecuencia (RF) de los teléfonos celulares. Sin embargo, después de revisar los resultados de varios estudios, los científicos no han encontrado evidencia definitiva sobre el daño de los teléfonos celulares.

En un estudio de casos y controles de 996 adultos con tumor cerebral se determinó que el uso de un teléfono celular en un lado de la cabeza está asociado con un riesgo excesivo de tener un tumor cerebral. A pesar de esto, la mayoría de los estudios de casos han determinado que el uso del teléfono celular a largo plazo no está claramente asociado con un mayor riesgo de tumor cerebral.

Un importante estudio de casos y controles coordinado por la Organización Mundial de la Salud que incluyó a 5.117 pacientes con tumores cerebrales y pacientes de control emparejados sin tumores cerebrales no determinó un vínculo claro entre el uso del teléfono celular y el riesgo de cáncer de cerebro. Los autores advirtieron que se deben realizar más estudios. Sintieron especialmente que se necesitaban más estudios, ya que los pacientes en este estudio utilizaban los teléfonos celulares con menor frecuencia de lo que se utilizan en la actualidad.

Algunos estudios en animales mostraron que los bajos niveles de RF aceleraron el desarrollo de cáncer en los ratones expuestos a altas dosis. Otros no.

Apostar sobre seguro

¿Entonces son seguros los teléfonos celulares? La Dirección de Fármacos y Alimentos (FDA) considera que el riesgo para la salud es pequeño y, dada la evidencia que tienen a disposición, no ha vinculado los teléfonos celulares a ningún problema de salud. Si le preocupa el riesgo de usar un teléfono celular, la FDA recomienda lo siguiente:

  • Realice llamadas prolongadas en un teléfono convencional, restringiendo el uso del celular a llamadas más cortas y situaciones en las que los teléfonos tradicionales no estén disponibles.
  • Utilice el modo de altavoz, audífonos o manos libres para tener más distancia entre su cabeza y el teléfono celular.