Los hombres en su mejor momento sexual quienes toman medicamentos antidepresivos se enfrentan comúnmente con la vergüenza de pérdida de libido y dificultades eréctiles. Estos efectos secundarios podrían ser tan molestos que eligen dejar de tomar su medicamento antidepresivo. El resultado podría ser mortal.

En la población masculina en general, el 16% de todos los hombres tienen una libido disminuida y del 6% al 10% tienen dificultades eréctiles. Estos porcentajes incrementan drásticamente en hombres a medida que envejecen y en hombres con presión arterial elevada no tratada o depresión mayor no tratada. Cuando se usan medicamentos antidepresivos para tratar la depresión, éstos causan disfunción sexual al menos en 30%-60% de los hombres y mujeres que los toman. En muchas personas, la principal disfunción sexual es el retraso del orgasmo, pero podría ocurrir una variedad de otros efectos secundarios.

La Biología de la Función Sexual

Su respuesta sexual consiste de cuatro fases:

El deseo sexual (libido) depende de factores hormonales y estímulo mental que involucra todos sus sentidos: tacto, vista, gusto, olfato, y oído.

La excitación sexual se caracteriza por la erección del pene y la lubricación vaginal. Éstos son el resultado de un incremento en el flujo sanguíneo hacia el área y una alteración en sus químicos cerebrales.

El orgasmo es el clímax del placer sexual y es en respuesta a hormonas y químicos cerebrales.

La resolución involucra la liberación de tensión sexual; usted la conoce mejor como "rescoldo."

Su Cerebro Tiene el Control

Los químicos cerebrales controlan su respuesta sexual, así que cualquier medicamento o condición que altere su química cerebral puede alterar su respuesta sexual. La dopamina es un tipo de químico cerebral conocido como un neurotransmisor. La dopamina es muy importante para el placer y recompensa, y un incremento en la actividad de la dopamina podría aumentar la respuesta sexual. Por el contrario, bloquear la dopamina podría comprometer la respuesta.

La serotonina es un neurotransmisor presente en cantidades significativas en áreas del cerebro responsables de sentimientos y emociones. Los bajos niveles de serotonina pueden conducir a depresión y otras condiciones. La idea detrás de los medicamentos ampliamente prescritos como fluoxetina (Prozac), paroxetina (Paxil), y sertralina (Zoloft) es mantener los niveles de serotonina circulando por más tiempo al prevenir su absorción y descomposición. Pero al mismo tiempo que estos medicamentos están incrementando la actividad de la serotonina y aliviando la depresión, la respuesta sexual podría disminuir.

Usted No Está Solo

La función sexual es un componente importante de la calidad de vida y con frecuencia es afectada por el tratamiento con antidepresivos. De hecho, más del 50% de los hombres que toman medicamentos antidepresivos como Prozac y Zoloft experimentan disfunción sexual. Muchos hombres se sienten avergonzados y no se lo dicen a sus médicos, pero esto es un error. Usted debería reportar a su médico los cambios en el funcionamiento sexual debido a que él puede ayudarle a tratar el problema. Es importante que usted no interrumpa su medicamento.

Opciones de Tratamiento

La disfunción sexual podría no ser un gran problema para pacientes que reciben tratamiento con antidepresivos a corto plazo. Sin embargo, el funcionamiento sexual inadecuado puede contrarrestar los beneficios del tratamiento con antidepresivos a largo plazo. En teoría, las dificultades sexuales podrían causar que los pacientes detengan el tratamiento y recaigan en una depresión profunda.

Existen numerosas opciones de tratamiento si su medicamento causa disfunción sexual. Éstas incluyen reducir la dosis, tomar "vacaciones" del medicamento, agregar otro medicamento para contrarrestar el problema, o cambiar a otro medicamento. Sin embargo, todos estos cambios deben ser prescritos y supervisados por un médico. Desafortunadamente, ninguna de estas opciones ha sido exitosa para tratar la disfunción sexual inducida por antidepresivos en todas las personas.

Existen algunos medicamentos antidepresivos que proporcionan beneficios médicos a corto y a largo plazo que no tienen efectos secundarios sexuales. Éstos incluyen Remeron (mirtazapina), Wellbutrin o Zyban (bupropión), y Serzone (nefazodona).

Por Favor Tome en Cuenta: El 22 de marzo de 2004, the Food and Drug Administration (FDA) emitió un Public Health Advisory que advierte a médicos, pacientes, familiares, y cuidadores de pacientes con depresión a monitorear cuidadosamente tanto a adultos como a niños que reciben ciertos medicamentos antidepresivos. La FDA está preocupada sobre la posibilidad de empeorar la depresión y/o el surgimiento de pensamientos suicidas, especialmente entre niños y adolescentes al inicio del tratamiento, o cuando haya un incremento o reducción en la dosis. Los medicamentos por los que se tiene preocupación; principalmente SSRI (Inhibidores Selectivos de la Recaptación de Serotonina) son: Prozac (fluoxetina), Zoloft (sertralina), Paxil (paroxetina), Luvox (fluvoxamina), Celexa (citalopram), Lexapro (escitalopram), Wellbutrin (bupropion), Effexor (venlafaxina), Serzone (nefazodone), y Remeron (mirtazapine). De éstos, sólo Prozac (fluoxetina) está aprobado para su uso en niños y adolescentes para el tratamiento de trastorno depresivo mayor. Prozac (fluoxetina), Zoloft (sertralina), y Luvox (fluvoxamina) están aprobados para su uso en niños y adolescentes para el tratamiento de trastorno obsesivo compulsivo. Para obtener mayor información, por favor visite http://www.fda.gov/cder/drug/antidepressants.

Ginkgo Biloba Como un Tratamiento Efectivo

El uso de ginkgo biloba para el tratamiento de disfunción sexual inducida por antidepresivos fue descubierto por casualidad. Un hombre de 65 años de edad estaba tomando un medicamento antidepresivo, el cual incrementaba sus niveles de serotonina. Como resultado, él experimentó una pérdida de libido y dificultades eréctiles. Mientras estaba de vacaciones, él conoció a varios ciudadanos de la tercera edad que estaban tomando ginkgo biloba para el estímulo a la memoria. Después de consultarlo con su médico, el hombre comenzó a tomar ginkgo biloba. Para su placer, después de cuatro semanas de tomar ginkgo, su libido y erecciones mejoraron. Mientras aún estaba tomando el medicamento antidepresivo, él dejó de tomar el ginkgo, y sus problemas sexuales regresaron. Sus problemas sexuales disminuyeron cuando él volvió a tomar ginkgo junto con el medicamento antidepresivo.

Examinando el Ginkgo Biloba: La Información Es Contradictoria

Para que el efecto de un medicamento sea real, éste debe ocurrir en más de una persona. Para elevar la apuesta, y para hablar, Drs. Alan J. Cohen y Barbara Bartlick realizaron un estudio clínico que incluyó a 63 hombres y mujeres que tomaban medicamento antidepresivo y padecían efectos secundarios sexuales relacionados con el antidepresivo. Los resultados fueron publicados en Journal of Sex and Marital Therapy. Los participantes recibieron hasta 120 miligramos de extracto de ginkgo biloba dos veces al día junto con su medicamento antidepresivo regular. La disfunción sexual fue examinada antes y después de cuatro semanas de tratamiento con ginkgo.

En el 84% de los pacientes, en ginkgo alivió la disfunción sexual inducida por antidepresivos. Los pacientes reportaron una mejoría de las cuatro fases del ciclo de respuesta sexual: deseo, excitación (erección y lubricación), orgasmo, y resolución (rescoldo). De los pacientes que experimentaron una mejoría, todos quedaron satisfechos con los resultados y solicitaron continuar tomando ginkgo. No se reportaron efectos efectos adversos, indicando que el ginkgo es compatible con medicamentos antidepresivos.

En este estudio, todos recibieron ginkgo. Por lo tanto, no sabemos si la mejoría en el desempeño sexual fue un efecto placebo (en el que todos creen que hay un beneficio, pero en realidad no hay cambio) o un hallazgo real. Para confirmar la validez de estos resultados, se necesita otro estudio clínico en el cual un grupo reciba un tratamiento y un segundo grupo reciba el ginkgo. De esta manera, los efectos de los dos tratamientos pueden compararse estadísticamente.

Al menos se ha realizado un estudio clínico posterior, y desafortunadamente los resultados no confirman el trabajo previo de Cohen y Bartlick. El ginkgo podría mejorar la función sexual en algunas personas, pero en el estudio hecho por Kang y colegas (realizado en Corea) no hay evidencia estadísticamente significativa de beneficio.

Natural, ¿Pero Seguro?

Hay una idea equivocada común de que los remedios herbales son seguros debido a que son naturales. Esto no es necesariamente cierto. Los remedios herbales pueden producir peligrosas reacciones adversas con medicamentos similares a los medicamentos prescritos generalmente. Cualquier reacción adversa a un remedio herbal, como ginkgo, debería ser reportada a su médico.

También es importante recordar que en los Estados Unidos los remedios herbales están clasificados como suplementos dietéticos y por lo tanto no son sujeto de revisión o regulación por the Food and Drug Administration. De hecho, se sabe que diferentes compañías usan diferentes plantas o partes de plantas, pero las etiquetas podrían parecer indicar que son el mismo producto.

Los efectos secundarios asociados con el ginkgo incluyen malestar estomacal e intestinal, dolor de cabeza, reacciones cutáneas alérgicas, y potencial de incremento en la aparición de moretones. Los autores del estudio advierten que si usted está en riesgo de hemorragia o toma adelgazadores de la sangre, no debería usar ginkgo. The American Herbal Products Association indica que el ginkgo podría incrementar la actividad de los medicamentos inhibidores de monoamina oxidasa (MAO), como Nardil, Marpan, Eldepryl, y numerosos medicamentos anti-tuberculosis. Si usted toma un inhibidor MAO, consulte a su médico antes de tomar ginkgo.

¿Qué hace usted si, mientras está tomando antidepresivos, experimenta disfunción sexual? Sobre todo, discuta sus síntomas con su médico. Podría parecer vergonzoso hablar sobre problemas sexuales, pero los médicos hoy en día reconocen que los antidepresivos afectan comúnmente la salud sexual, y probablemente su médico sea muy receptivo a la discusión de este tema "sensible". Usted y su médico podrían optar por un intento de ginkgo, y si su médico está inclinado científicamente, usted incluso podría intentar un estudio "de un solo paciente" para determinar si el ginkgo en verdad es mejor que el placebo para usted. Pero, otra opción podría ser simplemente cambiar de antidepresivos. Las opciones son mucho más amplias hoy en día que en 1998 cuando se creó el estudio original hecho por Cohen y Bartlik.