Aunque el verano es sinónimo de diversión, también puede presentar algunos riesgos de salud para su hijo. Más adelante se presentan algunos consejos de seguridad para ayudar a hacer del verano una estación segura.

Seguridad en las bicicletas
  • Proteja la cabeza de su hijo; asegúrese de que siempre se ponga un casco y que le ajuste adecuadamente.
  • Revise la bicicleta para asegurarse que los frenos, los reflectores y las llantas están en buen estado.
  • Ajuste el asiento a la altura de su hijo.
  • Enseñe al niño a observar el tráfico antes de entrar a una calle o intersección mirando a la izquierda y a la derecha.
  • Muestre a su hijo cómo bajar de la bicicleta en una intersección y caminar por el cruce peatonal.
  • Explique a su hijo las reglas del camino. Las bicicletas se consideran vehículos y deben obedecer las mismas reglas que los conductores.
  • Enseñe a su hijo las señales manuales apropiadas para girar a la izquierda, a la derecha y para detenerse.
  • Nunca permita que su hijo use audífonos mientras hace esta actividad, ya que bloquean los ruidos del tráfico.
Seguridad para monopatines/patinetas/patines
  • Asegúrese de que su hijo tenga el equipo protector adecuado (casco, muñequeras, rodilleras y coderas) y que siempre lo utilice.
  • Enseñe a su hijo a alejarse de los coches y otros vehículos y a andar únicamente por la acera o por senderos pavimentados.
  • Asegúrese de que su hijo ande únicamente durante el día.
  • Nunca permita que su hijo use audífonos mientras hace esta actividad, ya que bloquean los ruidos del tráfico.
Seguridad en el agua
  • Nunca deje a los niños solos en ningún cuerpo de agua (p. ej., alberca, bañera, spa).
  • Como adulto a cargo, esté al alcance de lactantes y niños pequeños que están nadando. Usted debe saber nadar, cómo rescatar a alguien y cómo hacer RCP.
  • Lleve a su hijo a lecciones de natación. Recuerde que incluso los niños que saben nadar corren riesgo de ahogarse y necesitan supervisión constante.
  • Nunca descuide a sus hijos, incluso si saben nadar.
  • Explique las medidas de seguridad de la alberca y el agua. Asegúrese de que sus hijos no corran ni jueguen rudo cerca de la alberca.
  • Cuando nade en aguas abiertas, elija un área donde haya un guardavidas.
  • Cuando no se conozca la profundidad del agua, enseñe a sus hijos a entrar en el agua apoyando primero los pies. Saltar o bucear puede provocar lesiones.
  • Diferentes partes del cuerpo y el cabello pueden enredarse en los drenajes de la alberca. Asegúrese de que la alberca tenga cubiertas de drenaje o un sistema de filtros para liberar la succión.
  • Cerque las albercas con un alambrado cerrado con candado. Además, es recomendable que adquiera una alarma de alberca o una cubierta rígida para la alberca. Si usted usa una cubierta flotante y ligera para alberca, esté adicionalmente alerta de accidentes por ahogamiento. Estas cubiertas no evitan que las personas caigan dentro, y nadie debería gatear o caminar nunca sobre ellas.
  • Tenga en cuenta el clima. Nunca deje que sus hijos naden durante una tormenta eléctrica.
Seguridad bajo el sol
  • Use protector solar con un FPS de al menos 15 y aplíqueselo a su hijo 20 minutos antes de que se exponga al sol. Incluso si está nublado, el niño necesita protector solar.
  • Cuando sea posible, vista al niño con telas de colores claros que cubran las áreas expuestas.
  • Asegúrese de que su hijo beba bastante agua.
  • Trate de evitar el sol del mediodía, cuando los rayos solares son más intensos.
  • Aliente a su hijo a que se ponga un sombrero o lentes para el sol.
Seguridad en el patio o la zona de juegos
  • Siempre supervise a los niños cuando estén usando juegos infantiles.
  • Asegúrese de que los niños lleven puesto ropa y calzado apropiados.
  • Cuando instale juegos infantiles, asegúrese de que estén a, al menos, dos metros de cualquier obstáculo, como paredes y cercas.
  • Enseñe a su hijo hábitos de seguridad para jugar, como sentarse en el centro del columpio (no hacia un costado) y no enredar las cadenas del columpio, lo cual puede reducir la fuerza de las cadenas. Además, explique a su hijo que nunca debe caminar por delante o por detrás de un columpio en movimiento.
  • Debido al riesgo de lesión grave, la American Academy of Pediatrics (AAP) recomienda que nunca se deben colocar trampolines en el hogar. Los trampolines no deben considerarse un tipo de juego infantil. Si tiene un trampolín en el patio, la AAP advierte que no debe permitir que los niños lo usen. A continuación le mostramos pautas de seguridad de la Comisión para la Seguridad de los Productos de Consumo (CPSC) para las familias que quieren instalar un trampolín en su patio:
    • Coloque el trampolín en una ubicación segura. Debe ser en un área despejada, lejos de árboles y construcciones.
    • Asegúrese de que el equipo sea seguro. Verifique que el trampolín no tenga ningún problema.
    • Asegúrese de que el trampolín tenga almohadillas amortiguadoras. Estas almohadillas deben cubrir los resortes, los ganchos y el marco.
    • Observe cuidadosamente a cualquier niño que utilice el trampolín. Solo permita que lo use un niño a la vez. El niño debe tener al menos seis años.
    • No permita que el niño realice ningún salto peligroso, como una vuelta en el aire. Estos tipos de saltos pueden provocar lesiones de cuello o de cabeza.
    • Si el trampolín tiene una escalera, quítela. Los niños pequeños podrían usar la escalera para subir al trampolín.
  • Mantenga a los niños lejos de las áreas donde se utilicen máquinas cortadoras de césped. Nunca permita que los niños se suban a dichas máquinas.
  • Asegúrese de que sus hijos entiendan que el asador no es un juguete. No deje que su hijo juegue cerca de él.
Seguridad frente a picaduras de insectos
  • Asegúrese de que su hijo lleve puesto zapatos, así ayudará a reducir el riesgo de que sufra una picadura de abeja u otro insecto en los pies.
  • Aplique un repelente de insectos con moderación a los niños mayores y nunca se lo aplique a los bebés. Enjuague el repelente de sus hijos tan pronto entren a la casa.
  • Revise si su hijo tiene garrapatas. Si descubre alguna, hable con el médico acerca de cómo quitársela.
  • Si su hijo tiene urticaria o sibilancia después de una picadura de insecto, podría ser alérgico. Busque atención médica de inmediato.