The Vasa Trainer Muchos factores pueden afectar la capacidad de recordar: una vida agitada, el envejecimiento, el estrés, una enfermedad crónica y ciertos medicamentos. Pero existen pasos que puede tomar para optimizar la mente y ayudar a preservar la memoria.

Desafiar el cerebro

Desafiar la mente de forma regular puede ayudarlo a mantenerla en forma. Cuanto más se aprende, más conexiones nuevas puede hacer entre las neuronas. Mantenerse activo mentalmente no es tan difícil como puede sonar. Intente algunos de estos ejercicios mentales:

  • Crucigramas: use un diccionario si lo necesita; aprenderá más de esa forma.
  • Rompecabezas: pruebe algunos.
  • Artesanías, como tallado de madera o costura.
  • Pasatiempos, como jardinería o construcción de modelos de aviones.
  • Socializar: visite viejos amigos o únase a grupos para conocer nuevos.
  • Lea las noticias diarias, un buen libro o una revista que se ajusten a sus intereses.
  • Aprenda un nuevo idioma o instrumento musical.
  • Tome una clase, así sea historia del arte o tai chi.
  • Viaje: experimente la comida, la historia y la cultura de su destino.
  • Aprenda a usar un nuevo dispositivo electrónico
  • Vaya a museos, al teatro o a ver películas sugerentes.
  • Cambie las cosas de la vida diaria, como revertir el patrón en la tienda de comestibles o lavarse los dientes con la mano no dominante.
Use ayuda para la memoria

No hay necesidad de recordar todo detalle por su cuenta. Estas ayuda para la memoria puede ser útil:

  • Calendarios y planificadores
  • Los organizadores electrónicos permiten guardar todo tipo de información útil; estos dispositivos pueden enviar alertas para recordarle citas.
  • Un libro de días para registrar cumpleaños, aniversarios y otras ocasiones que tienen lugar la misma fecha cada año.
  • Listas detalladas de tareas pendientes y notitas ubicadas estratégicamente.
  • Sesiones rápidas de estudio: antes de una reunión, revise quién estará allí para que los nombres estén frescos en la mente.
  • Establezca rutinas, por ejemplo, mantenga las llaves, la billetera y el paraguas en el mismo lugar todo el tiempo o tome medicamentos con el vaso matutino de jugo.
Lleve una vida saludable

Muchas acciones que mantendrán el cuerpo fuerte harán lo mismo para la mente. Por ejemplo:

Haga ejercicio con regularidad

Entre los muchos beneficios del ejercicio frecuente, se encuentra el aumento del flujo sanguíneo al cerebro y el riesgo disminuido de ciertas enfermedades que pueden interferir con la función de la memoria. Un estudio descubrió que incluso el ejercicio moderado tiene un efecto beneficioso. Los ejemplos de ejercicios moderados incluyen:

  • Jugar tenis
  • Hacer acuaeróbics
  • Caminar tres kilómetros

Hacer al menos treinta minutos de ejercicio al día. También puede dividir los treinta minutos, para hacer tres sesiones de diez minutos.

Controle el estrés

Puede ser difícil recordar lo que es importante cuando la mente está abarrotada. Hágase tiempo para la relajación. Elija actividades que lo calmen y conviértalas en rutina.

Minimice los medicamentos

Hable con su médico acerca de lo que toma. Algunos quizás sean innecesarios. Además, los hábitos de estilo de vida saludables pueden bajar la necesidad de ciertos fármacos.

Hable con su médico sobre hierbas y suplementos

La nutrición deficiente y la deficiencia de vitaminas pueden perjudicar la función mental. Por ejemplo, la deficiencia de vitamina B12 puede causar una variedad de síntomas, incluida la confusión. Pero ¿y si las necesidades nutricionales se están cubriendo? ¿Pueden ofrecer un beneficio las hierbas y los suplementos? Los investigadores han investigado una variedad de remedios naturales, como ginkgo, ginseng y el suplemento fosfatidilserina. Hasta ahora, la evidencia es inconsistente con respecto a si estos productos pueden mejorar la memoria o el pensamiento.

Si le interesa ingerir hierbas y suplementos, asegúrese de hablar con su médico en primer lugar porque pueden interactuar con otros medicamentos que toma.

Controle las enfermedades crónicas

Los efectos secundarios de la presión arterial elevada, la diabetes y la afección cardíaca pueden interferir con la función mental. Muchos de los pasos de estilo de vida que aquí se mencionan pueden ayudar a controlar estas condiciones. Haga el esfuerzo de hacer una dieta saludable, ejercicio frecuente, aprender formas saludables de manejar el estrés y seguir las recomendaciones del médico para su condición.

Protéjase

No puede proteger el cerebro si no toma medidas para evitar lesiones. Las caídas y los accidentes pueden llevar a contusiones o lesiones craneales más graves que pueden afectar la función cerebral. He aquí algunas maneras que lo ayudarán a reducir el riesgo de lesionarse:

  • Utilizar siempre el cinturón de seguridad
  • Equipe su hogar con dispositivos seguros, elimine los peligros de tropezarse y agregue una mejora en la iluminación.
  • Use un casco cuando ande en bicicleta o motocicleta, o esquíe.
  • Use calzado que le quede bien, especialmente cuando vaya a caminar o correr.
  • Pida que lo lleven o planifique los mandados durante el día si tiene problemas para manejar de noche o en mal clima.

Algunos cambios no son fáciles y quizá no le gusten todos. Comience a hacer cambios de a poco y elija actividades que le interesen. Los cambios son más fáciles si los hace con alguien, así que llame a un amigo para que lo hagan juntos.