Desde principios de sus veintitantos años de edad, los miedos aparentemente sin sentido acosaban con frecuencia a Joe. Durante un tiempo le aterrorizaba enfermarse y pasaba varias horas al día lavando sus manos para asegurarse de que no tenía gérmenes. Lavarse le tomaba mucho tiempo y hacia que sus manos se pusieran rojas y se agrietaran. Pero se sentía demasiado apenado para decirle a alguien.

Joe, un profesor de inglés de preparatoria que recibía elogios de estudiantes al igual que de colegas, finalmente decidió confiar en su doctor cuando sus pensamientos llegaron a ser más aterradores. Temía constantemente a que atropellara a alguien con su coche. Su ansiedad extrema y la apremiante necesidad de regresar al sitio del "accidente" para revisar si la persona se encontraba bien lo hacían llegar tarde al trabajo. El doctor sospechaba que Joe sufría trastorno obsesivo compulsivo (TOC). Un psiquiatra confirmó el diagnóstico y comenzó el tratamiento en Joe, el cual ha disminuido considerablemente sus miedos y ha hecho que sea capaz de regresar a su carrera exitosa como docente.

¿Cómo Sabe Que Es TOC?

Ocasionalmente, la mayoría de las personas quedan atrapadas en un pensamiento, se preocupan una y otra vez en un problema, se preocupan en algo que hacen o revisan tres veces para asegurarse de que cerraron la puerta de su casa o coche. Pero eso no es TOC. El sello distintivo de TOC es llegar a estar atrapado en un pensamiento no deseado o acción repetida en la cual su vida diaria queda afectada. Otras indicaciones que sugieren la existencia de TOC son si las preocupaciones o compulsiones suman hasta una hora o más todos los días y si éstas son muy angustiantes.

TOC es un padecimiento que se caracteriza por pensamientos molestos, no deseados, recurrentes y desagradables (obsesiones) que causan ansiedad y comportamientos (compulsiones) repetitivos y ritualistas. Las víctimas se sienten conducidas a llevar a cabo estas obsesiones para disminuir su ansiedad. Pero las compulsiones sólo proporcionan alivio a corto plazo y con frecuencia incompleto antes de que se presente de nuevo una obsesión.

Aunque los pensamientos y comportamientos en TOC podrían parecer "locos," las personas con TOC no están "locas." Están conscientes de que sus obsesiones y compulsiones son excesivas y sin sentido. No quieren exteriorizarlos, pero tienen poco o ningún control de ellos. Como resultado, podrían sentirse avergonzados, esconder sus síntomas y continuar solos y sin recibir apoyo para su trastorno.

En una año determinado, más de dos millones de adultos padecerán TOC en los Estados Unidos. Tanto los hombres como las mujeres son afectados en aproximadamente números iguales y existe evidencia de que TOC podría venir de familia. También algunas veces TOC ocurre en los niños.

De acuerdo con Wayne Brunell, MD, un psiquiatra del Obsessive-Compulsive Disorders Clinic, Massachusetts General Hospital en Boston, "Con los tratamientos que tenemos disponibles actualmente, las personas pueden experimentar una mejoría considerable en sus síntomas." Brunell, junto con personas como Joe que han sido diagnosticadas y tratadas satisfactoriamente, alientan totalmente a cualquier persona que piensa que podría padecer TOC a buscar ayuda de un profesional con experiencia en el tratamiento de TOC.

¿Existen Obsesiones y Compulsiones Típicas?

Las personas con TOC podrían tener muchas o sólo algunas obsesiones y compulsiones típicas. Las específicas y su gravedad tienden a cambiar con el paso del tiempo. La mayoría de las personas tienen tanto obsesiones como compulsiones, pero un pequeño porcentaje sólo tiene obsesiones.

Obsesiones Comunes
  • Miedos relacionados con la contaminación proveniente de artículos tales como suciedad, gérmenes, desechos corporales y químicos.
  • Miedos sobre causar daño a alguien más, tales como matar a un miembro de la familia amado o atropellar a un peatón
  • Miedo de haber hecho algo mal incluso cuando sabe que lo hizo bien
  • Necesidad intensa de tener cosas en cierto orden, lugar o posición
  • Pensamientos inquietantes que podrían involucrar comportamientos religiosos o sexuales y miedo a actuar con base en ellos
Compulsiones Comunes
  • Lavado o limpieza excesiva, particularmente lavarse las manos o bañarse
  • Revisión repetida (por ejemplo, revisar que la puerta esté cerrada o que la estufa esté apagada)
  • Arreglar u organizar cosas en un cierto orden
  • Recolectar cosas como periódicos o correo hasta llegar al punto de llenar su casa
  • Acciones repetitivas, tales como tocar algo una y otra vez
  • Compulsiones mentales, tales como contar repetidamente hasta un cierto número o contar todos los libros de un librero
¿Qué Causa TOC?

Aunque se desconocen las causas exactas de TOC, investigadores creen que un tipo de "falla eléctrica" en el cerebro podría causar TOC. Estudios que usan la tomografía por emisión de positrones (TEP) han mostrado que las personas con TOC tienen patrones de actividad cerebrales que difieren de las personas que no padecen TOC. También estas TEP han sido capaces de rastrear la activación de ciertas partes del cerebro cuando una persona comienza a experimentar síntomas de TOC. No es de sorprenderse que estas áreas activas son las que nos ayudan a procesar la ansiedad (comúnmente llamada "circuito de la preocupación"). El cerebro parece "examinar" un circuito descontrolado que se conserva a sí mismo.

Además, investigación creciente sugiere que los desequilibrios en uno o más químicos en el cerebro, incluyendo la serotonina y posiblemente también esté involucrada la dopamina. Estos desequilibrios podrían ser heredados. El estrés y otros factores pueden desencadenar la aparición de TOC y aumentar los síntomas.

PANDAS, el cual se refiere a Pediatric Autoimmune Neuropsychiatric Disorders relacionado con las Infecciones por estreptococo, es un término que se refiere a un grupo de niños que padecen TOC y/o un trastorno de tics, que empeora o se relaciona con amigdalitis estreptocócica. Investigadores están estudiando lo que causa esto, por ejemplo, anticuerpos en el cuerpo podrían interactuar con el cerebro.

¿Existen Trastornos Relacionados o Simultáneos?

Algunas personas podrían experimentar otros trastornos, tales como depresión, trastornos alimenticios, trastorno del déficit de atención (TDA) u otros trastornos de ansiedad, simultáneamente con TOC. Esto podría hacer que el diagnóstico de TOC sea más complicado.

También se ha notado un vínculo entre los síntomas de TOC y los trastornos de tics; por ejemplo, con frecuencia TOC se presenta en las personas que sufren de síndrome de Tourette. Otras enfermedades tales como tricotilomania (el impulso repetido de quitarse cabello y otro vello del cuerpo), trastorno dismórfico del cuerpo (preocupación o imagen distorsionada del cuerpo) e hipocondriasis (miedo a padecer enfermedad seria, incluso cuando tenga resultados negativos al realizarse pruebas), también podrían relacionarse con TOC.

¿Cuál Es el Tratamiento?

Hasta la fecha, TOC no puede curarse completamente. Sin embargo, el tratamiento puede ayudar a la mayoría de las personas a experimentar mejoría considerable. La terapia conductual y los medicamentos son dos enfoques primordiales.

"Para la mayoría de las personas es mejor combinar la terapia conductual con el medicamento," dice el Dr. Brunell. La mayoría de las personas con TOC necesitan ayuda profesional para lograr mejoría sustancial, pero algunas de ellas con síntomas ligeros pueden mejorar solas utilizando libros de autoayuda sobre terapia de prevención de exposición y respuesta.

Terapia Conductual

La terapia conductual es un término que cubre un número de técnicas de tratamiento diseñadas para cambiar comportamientos indeseables. La prevención de exposición y respuesta es el único tipo de terapia conductual que ha demostrado ser efectiva en el tratamiento de TOC. Las personas con TOC aprenden a confrontar sus miedos y disminuir su ansiedad (exposición) sin realizar los rituales compulsivos (prevención de respuesta). A veces la terapia congnitiva, la cual puede ayudar sobrellevar los miedos y la ansiedad, se utiliza en conjunto con la prevención de exposición y respuesta.

Medicamento

Los medicamentos que son los más efectivos en el tratamiento de TOC son los únicos que ayudan a normalizar el equilibrio de la serotonina. Estos son:

Estos medicamentos ayudan a disminuir las obsesiones y compulsiones. Sin embargo, se necesita considerar el riesgo de sufrir efectos secundarios y la gravedad de los síntomas en la decisión de si se debe tomar medicamento y cuál se debe tomar.

***Por favor tome en cuenta: En marzo de 2004, la Food and Drug Administration (FDA) emitió una Recomendación de Salud Pública que advierte a médicos, pacientes, familias y cuidadores de pacientes con depresión a mantener en observación cercana a adultos, adolescentes y niños que reciben ciertos medicamentos antidepresivos. La FDA está preocupada sobre la posibilidad del empeoramiento de la depresión y/o la aparición de pensamientos suicidas en el inicio del tratamiento o cuando exista un incremento o disminución de la dosis. Los medicamentos que causan esta preocupación (en gran parte ISRS (Inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina) son: Prozac (fluoxetina), Zoloft (sertralina), Paxil (paroxetina), Luvox (fluvoxamina), Celexa (citalopram), Lexapro (escitalopram), Wellbutrin (bupropión), Effexor (venlafaxina), Serzone (nefazodona) y Remeron (mirtazapina). De estos, sólo se aprobó el uso de Prozac (fluoxetina), Zoloft (sertralina) y Luvox (fluvoxamina) en niños y adolescentes para el tratamiento del trastorno obsesivo compulsivo. Evidencia disponible durante el 2006 sugiere un riesgo excesivo de pensamientos o acciones suicidas entre niños y adolescentes, pero todavía no se confirma claramente ese riesgo para los adultos. Para más información, por favor visite http://www.fda.gov/cder/drug/antidepressants.

Obteniendo Ayuda

Si usted sospecha que podría padecer TOC, recuerde que no está solo. No necesita mantener en secreto sus pensamientos aterradores y comportamientos ritualistas. Busque diagnóstico y tratamiento de un profesional con experiencia en el tratamiento de TOC. Considere unirse a un grupo de apoyo de personas con TOC. Si conoce a alguien que podría padecer la condición y no se le ha diagnosticado o no está recibiendo tratamiento, anímelo a obtener ayuda profesional. Recuerde que TOC es una enfermedad y merece el mismo tratamiento y consideración que le daría a cualquier otro padecimiento médico.