PD_Health and Medicine 2_MD000667 ¿Cuál podría ser una forma de prevención que valga más la pena que salvar la vida de una persona? Las víctimas de paro cardiaco se sienten bien un minuto, después al siguiente minuto están muertas. ¿Los aparatos computarizados, llamados AED, hacen posible cambiar el resultado? Estos aparatos son efectivos, bastante sencillos de operar, y ahora están fácilmente disponibles en muchos lugares públicos. La idea es tenerlos a la mano por miembros entrenados del público para usarlos inmediatamente en víctimas de paro cardiaco

Frecuencia de Muerte Cardiaca Repentina

En los Estados Unidos, la muerte cardiaca repentina es un problema creciente que incluso está empezando a afectar a aquellas personas menores de 18 años de edad. The American Heart Association estima que hay entre 1,900 y 14,200 casos de paros cardiacos pediátricos (por todas las causas) que ocurren fuera de hospitales cada año.

Investigadores culpan la tendencia a una incidencia cada vez mayor de inactividad, obesidad, y otros factores de riesgo entre la juventud de nuestro país. En total, la enfermedad cardiaca todavía es el asesino número en los Estados Unidos hoy en día, provocando casi un millón de muertes cada año. Casi la mitad de estas muertes ocurren repentina e inexplicablemente a causa de paro cardiaco.

Cómo Ayuda la Desfibrilación Rápida

Durante un paro cardiaco, el corazón deja de latir, y no hay latidos cardiacos efectivos. El culpable más común es un ritmo cardiaco irregular llamado fibrilación ventricular. El ritmo irregular provoca que el corazón fibrile, o tiemble incontrolablemente, y vuelve al corazón incapaz de bombear sangre por todo el cuerpo. Esto puede conducir a la muerte en minutos.

De acuerdo con estudios recientes, el único factor más grande para sobrevivir a un paro cardiaco es la desfibrilación temprana. Si la fibrilación ventricular se detiene en un minuto o menos, los índices de supervivencia pueden ser tan altos como del 90%. Pero cuando se retrasa la desfibrilación, la supervivencia desciende al 50% a los cinco minutos, al 30% en siete minutos, al 10% en 10 minutos, y a menos del 5% en 12 minutos. Los desfibriladores externos automáticos tienen el potencial de mejorar los índices de supervivencia debido a que pueden estar fácilmente disponibles fuera de un establecimiento médico, y son relativamente fáciles de operar.

¿Quién Debería Usar un AED?

Cada vez más personas que no son médicos están siendo capacitadas para usar desfibriladores. The American Heart Association promueve el uso de AED por oficiales de policía, bomberos, guardias de seguridad, mariscales de deportes, miembros de patrullas de esquí, tripulaciones de botes transbordadores, y asistentes de vuelo en aerolíneas. Otras personas que podrían beneficiarse por la capacitación en AED incluyen familiares y amigos de personas en alto riesgo e incluso empleados en trabajos o lugares públicos donde se reúnan grandes cantidades de personas.

The Centers for Disease Control and Prevention está realizando un estudio para determinar quién debería ser capacitado en el uso de AED y dónde deberían colocarse los dispositivos. Por lo general, los AED se colocan en áreas en las que es más probable que se necesiten, y donde el servicio rápido por paramédicos no esté disponible fácilmente. Ubicaciones comunes incluyen aeropuertos, centros comerciales, casinos, centros comunitarios, e instalaciones deportivas o médicas.

Con más AED a su alrededor, la clave para usarlos segura y adecuadamente es la capacitación. The American Heart Association y American Red Cross ofrecen clases de AED. Cuando son usados por personas que responden, los aparatos pueden ser extraordinariamente efectivos, con índices de supervivencia en general tan altos como del 49%.

Cómo Funcionan los Aparatos

Además de ser efectivos, avances recientes en tecnología han hecho a los AED de hoy en día mucho más seguros y sencillos de usar. Los aparatos portátiles ligeros tienen almohadillas de electrodos auto-adheribles que por lo general describen dónde colocarlas. Avisos de voz y texto guían al usuario mediante los sencillos pasos. El AED analiza el ritmo cardiaco, carga automáticamente la máquina cuando es adecuado, y le dice al usuario cuándo presionar el botón de descarga. Entonces, éste descarga al corazón con una breve ráfaga de electricidad.

Ramificaciones Legales

Debido a que los AED ahora están más disponibles y son mucho más fáciles de usar, las preocupaciones con respecto al uso por una persona común no capacitada han disminuido considerablemente. Cuarenta y cinco estados ahora también han aprobado la legislación que protege a personas de litigio médico cuando se ha usado un AED con buena intención.

Uso en el hogar

La mayoría de paros cardiacos ocurren en casa. Los pacientes con enfermedades cardiacas y que están en riesgo de paro cardiaco son tratados frecuentemente con desfibriladores cardiacos implantables (ICD). Algunos pacientes, como aquellos que tienen contraindicaciones al implante de ICD, podrían beneficiarse por tener un AED en casa. Discuta esto con su médico.

La CPR Aún Es Importante

Durante años, las personas han sido animadas a aprender resucitación cardiopulmonar, o CPR. Aprender a usar un AED lleva un paso más allá a ese esfuerzo por salvar vidas. The American Heart Association dice que los cuatro eslabones en la cadena de la supervivencia a un paro cardiaco son:

  1. Llamar al 911
  2. CPR oportuna
  3. Desfibrilación oportuna
  4. Cuidado médico avanzado oportuno

Como parte de este plan coordinado, en el futuro, los AED podrían volverse tan comunes como los extinguidores de incendios.