Las carriolas para trotar, esos aparatos de moda de tres ruedas que ve rodando con un bebé a bordo, son prácticamente un problema habitual para los padres de familia que desean mantenerse activos.

No siempre podía ir al gimnasio, pero siempre podía hacer ejercicio con nuestro Trotador para Bebés, Victoria menciona, madre de dos niñas quien vive en Ipswich, Massachusetts con su esposo e hijas. Sale a trotar con su carriola entre semana y la lleva a la playa o a caminatas a un parque público cercano los fines de semana. El aire fresco es magnífico para todos nosotros, Victoria menciona.

Con un diseño austero que consiste en tubos de metal, asientos de lona y ruedas al estilo de una bicicleta pequeña, las carriolas para trotar son ligeras y fáciles de empujar y maniobrar. Originalmente diseñadas para complacer a los corredores, las carriolas para trotar están construidas con mucho espacio para las piernas de modo que no dificulten su paso. ¿No se siente veloz? El correr es opcional y los paseantes disfrutan la facilidad de uso de igual modo, aunque no se recomienda salir a patinar.

Tamaño

Puede encontrar trotadores en los que caben uno, dos o incluso tres pequeñitos. Debido a que los trotadores no poseen el mismo apoyo que una carriola habitual, es buena idea esperar hasta que su bebé tenga control de su cabeza (generalmente cerca de los seis meses de edad) para ir a dar una vuelta. Los pasajeros muy jóvenes agradecerán los asientos reclinables y una toalla enrollada o rollo al cuello en el asiento de la carriola para apoyar la cabeza. La mayoría de las carriolas tienen un límite de peso de por lo menos 75 libras, lo cual significa que puede llevar a su hijo hasta cerca de los cuatro años de edad o hasta que lo convenza de quedarse quieto.

Precio

De manera inconveniente, las carriolas para trotar son más grandes que su carriola promedio, lo cual las hace más voluminosas para guardar y transportar. También son costosas. Prepárese para pagar más de $250 por un modelo sencillo. Las carriolas para trotar chicas son menos caras, pero sacrifican una cosa por otra: un tamaño chico global y 12 ruedas significan un paseo con más baches y menos espacio para el bebé.

Algunas compañías de carriolas también ofrecen carriolas con tres ruedas más baratas, pero no necesariamente están diseñadas para trotar. Los materiales de plástico y las ruedas pequeñas mantienen los precios bajos, pero dan como resultado un vehículo menos duradero y cómodo tanto para el que empuja la carriola como para el pasajero.

¿Qué Debe Buscar?

No todas las carriolas para trotar están diseñadas de la misma manera. Phil Moore de LadySport en Vancouver es padre de cuatro niños quien se ha dedicado a vender carriolas desde su introducción al mercado a principios de la década de los 80. Él ofrece los siguientes consejos de compra:

  • Busque un arnés de seguridad de cinco puntos. Generalmente fabricado con correas de poliamida o lona y hebillas de plástico, el arnés asegura a su hijo alrededor de los hombros y la cintura y entre las piernas.
  • Pregunte por aditamentos extras. Investigue lo que viene incluido y lo que tiene que comprar por separado, Moore recomienda. Por ejemplo, los toldos solares y las cestas para cargar no siempre vienen incluidos. También piense en el clima. Un toldo contra la lluvia también ofrece protección contra el viento y puede que valga la pena gastar dinero extra para que pueda salir en todo tipo de clima.
  • Revise los frenos. Un freno de mano que funciona como los de una bicicleta generalmente es habitual. Usted oprime la palanca y las piezas de goma ejercen presión sobre las ruedas para desacelerar o detenerse. Debido a que los frenos de mano no siempre son efectivos en pendientes, puede ser adecuado un freno extra de mano que detiene la rueda delantera al engranar una rueda dentada, especialmente si se detendrá por el camino. Si sólo planea salir, correr y regresar, y sus manos no abandonarán la carriola, probablemente no le será necesario, Moore menciona.
  • Pruebe la altura del manubrio. Busque una barra que le quede dentro o justo debajo de la cintura y camine y corra con ella para asegurarse de que la altura es cómoda. La mayoría no son ajustables. Cuando se encuentra corriendo con una carriola, no puede bombear sus brazos y no desea inclinarse en la cintura, Moore apunta. También asegúrese de que pueda agarrar la barra por completo de manera cómoda, por seguridad.
  • Determine el tamaño de las ruedas. La mayoría de las compañías le ofrecen una selección de tamaños de ruedas: 12, 16 y 20 pulgadas. Entre más grande sea la rueda, más cómodo será el paseo del bebé y más fácil de empujar será la carriola. Si va a andar por una acera cómoda, las ruedas de 16 pulgadas son una buena elección. Los corredores y paseantes dedicados deben elegir las grandes. Las ruedas de 20 pulgadas son la mejor elección para todo terreno, Moore menciona. Absorben los baches y ruedan bien sobre todo tipo de superficies, sobre pasto, grava, arena, composta, incluso sobre nieve. Sólo recuerde que las ruedas más grandes agregan volumen y precio, también.
  • ¿Aleación o Acero? Con frecuencia puede elegir material de llanta. La aleación es más ligera, pero también más costosa, y probablemente innecesaria a menos que esté entrenando dedicadamente y recorra distancias largas en cuyo caso cada onza cuenta.
  • Ensámblela Las herramientas de ensamble deben hacer que sus cejas se levanten, una señal segura de que está involucrado demasiado trabajo. La rueda delantera debe tener un mecanismo de liberación rápida para que no tenga que desatrancarlo y las ruedas traseras también deben entrar y salir con facilidad. Antes de que compre, pida al vendedor que la arme y desarme para usted. (Si el vendedor no sabe qué hacer, más vale que encuentre una tienda con personal más calificado, Moore añade.) Luego, inténtelo usted mismo y recuerde que se hará más rápido con práctica.
  • Busque Valor Agregado Si también le gusta el ciclismo, podría desear considerar una carriola para trotar o una carriola con remolque para bicicleta descapotables. Los modelos con tres ruedas de tamaño grande funcionan mejor para trotar que aquellas con una rueda delantera más pequeña.
Seguridad

Antes de que emprenda el camino, implemente algunas medidas simples de seguridad para asegurarse de que su preciado cargamento permanezca seguro. Use la atadura, una simple correa que se enreda en su muñeca, en caso de que la carriola quede fuera de control. Si va a estar fuera al amanecer o al anochecer, Moore sugiere agregar cinta reflejante para que los automóviles, ciclistas y transeúntes puedan verle. Cuando su hijo crezca, asegúrese de que sus manitas no puedan alcanzar las ruedas donde podrían rasparse o engancharse en los rayos.

Busque la certificación ASTM International para asegurarse de que la carriola satisface el conjunto más riguroso de normas que la industria de carriolas para trotar exige. Sin embargo, la prueba ASTM no es solicitada por la ley, así que no todos los fabricantes participan.