supplements Se acostumbraba que los alimentos solían ser alimentos y los medicamentos solían ser medicamentos. Actualmente, no siempre es fácil distinguirlos. Los consumidores se enfrentan con una gran variedad de productos (cayendo en algún lugar entre medicina y alimento) promovidos como tratamientos médicos y como parte de una dieta bien balanceada. Bienvenido al ambiguo mundo de los suplementos dietéticos.

El mundo "dietético" podría llevar a las personas a creer que dichos suplementos son tan seguros como los alimentos que consumimos. Aunque con frecuencia esto es el caso, muchos de ellos tienen efectos de salud (y efectos secundarios) comparables con los medicamentos. Sin embargo, puesto que los suplementos dietéticos no son tan estrictamente regulados, como sucede con los medicamentos, los consumidores necesitan tener cuidado y estar bien informados al comprar estos productos. De hecho, un grupo de expertos médicos que escribían en JAMA (the Journal of the American Medical Association) en el año 2003 establecieron que los "suplementos dietéticos están sujetos a menos regulaciones que prácticamente cualquier producto disponible para el consumo público."

La Naturaleza de los Suplementos Dietéticos

Los suplementos dietéticos son productos comestibles que contienen una o más sustancias (generalmente naturales) formuladas para lograr un efecto de salud específico. Los tres grupos principales de suplementos dietéticos son:

Suplementos nutricionales: proporcionan nutrientes que se presentan naturalmente en la comida y tienen funciones bien establecidas relacionadas con la salud. Estos nutrientes son aislados de los alimentos y con frecuencia son administrados en concentraciones mucho más altas. Los ejemplos incluyen:

  • Aminoácidos
  • Ácidos grasos
  • Vitaminas y minerales en dosis altas

Suplementos botánicos: son productos de hierbas que contienen concentrados o extractos de plantas. Los ejemplos incluyen:

  • Gingko biloba
  • Saw palmetto
  • Hierba de San Juan

Suplementos heterogéneos: éstos incluyen una variedad de sustancias sin hierbas provenientes de muchas fuentes que no se encuentran normalmente en la dieta, pero se supone que tienen efectos de salud beneficiosos. Los ejemplos incluyen:

  • Cartílago de tiburón
  • DHEA (un precursor de hormonas esteroides)
  • Sulfato de condroitina
Seguros y Efectivos

Seguridad y efectividad: esa es la finalidad cuando se trata de cualquier producto de salud. El trabajo de la Food and Drug Administration (FDA) de los Estados Unidos es asegurar que los medicamentos sean razonablemente seguros y efectivos. Pero éste no es el caso para los suplementos dietéticos.

Los reguladores gubernamentales consideran que los suplementos dietéticos son más parecidos a los alimentos que a las medicinas. Por lo tanto, los productores de suplementos no están sujetos a los mismos estándares estrictos de aprobación como lo está la industria de los medicamentos. Otra razón para esto es que los productores de suplementos dietéticos no pueden darse el lujo de realizar el nivel de investigación necesaria para reunir estos estándares de la FDA para la seguridad y efectividad. Las compañías de medicamentos gastan diez millones de dólares en dicha investigación.

En 1994, el Congreso aprobó the Dietary Supplements Health and Education Act (DSHEA). Este decreto establece que un suplemento dietético podría venderse sin evidencia científica de efectividad siempre que no hagan afirmaciones de beneficios de salud específicos en su publicidad o etiquetado. El productor sólo puede proporcionar información sobre el uso previsto o beneficios potenciales del producto. Por ejemplo, una etiqueta de gingko no puede decir: "tratamiento efectivo para la demencia de Alzheimer." Pero, puede decir: "podría ser útil para estimular la memoria en personas de la tercera edad."

Una Mirada Más Cercana a la Seguridad

También la DSHEA permite menos estándares de seguridad para los suplementos dietéticos. Los productores sólo necesitan que su producto se "espere que sea razonablemente seguro," pero la DSHEA no especifica qué evidencia se requiere para hacer esta afirmación de seguridad. Además, una vez que un producto está en el mercado, es cuestión del gobierno demostrar si es inseguro y si debe ser retirado. Tal retirada se llama retiro postcomercial. También estos retiros ocurren con los medicamentos, pero muchos grupos defensores del consumidor afirman que el público está en mayor riesgo con los suplementos dietéticos debido a que no se someten al escrutinio estricto antes de salir a la venta como sucede con los medicamentos. Por ejemplo, las sustancia "efedra" se prohibió recientemente para su venta en los Estados Unidos después de que un número de muertes, apoplejías y ataques cardiacos se atribuyeran a su consumo.

Sin embargo, otros argumentan que la vigilancia comparable no es necesaria para estos productos "naturales," que con frecuencia son más moderados y menos tóxicos que los medicamentos altamente concentrados con base en químicos. Aunque esto podría ser cierto, el término "natural" no significa "seguro." Las plantas, después de todo, producen algunos de los venenos más poderosos de la tierra. Además, sabemos el hecho que las vitaminas y minerales en grades dosis causan toxicidad. Asimismo, estudios sugieren que hasta el 20% de los pacientes que toman medicamentos de prescripción también toman suplementos dietéticos. Así que incluso si un suplemento se considera seguro, todavía puede interferir con la función de otros medicamentos que toma un paciente.

Advertencia para el Consumidor

Otro asunto estrechamente relacionado con la seguridad y efectividad es la concentración y pureza del producto. Cuando usted compra un medicamento aprobado por la FDA, sabe exactamente lo que está adquiriendo, hasta el último miligramo.

Esto no siempre es verdad para los suplementos dietéticos. Con frecuencia las hierbas, en particular, contienen muchos componentes diferentes además del ingrediente activo. De hecho, estudios han mostrado que algunos suplementos no contienen ingredientes activos en absoluto, mientras otros contienen concentraciones mucho más altas que lo que indica la etiqueta. También es común que los suplementos contengan sustancias que no se enlistan en la etiqueta, algunos de los cuales podrían ser biológicamente activos.

Actualmente, el gobierno no es responsable de asegurar que lo que está en la etiqueta de un suplemento dietético en realidad está en el recipiente.

¿Todavía Está Considerando los Suplementos Dietéticos?

Dada toda esta ambigüedad, ¿es posible tomar con seguridad un suplemento dietético y esperar un resultado positivo? Sí, así es.

Al apegarse a unas cuantas reglas simples y al hacer algo de tarea antes de comprar cualquier suplemento, este extenso y desconcertante mercado no necesita ser tan desalentador.