Los niños y los adultos que han estado expuestos a traumas inmencionables, como aquellos que sufren por depresión, ansiedad o alguna otra enfermedad seria mental o física, pueden obtener enormes beneficios del proceso curativo de la terapia del arte, una terapia que utiliza pintura y papel, pegamento y tijeras, imágenes y colores para expresar simbólicamente la profundidad e intensidad del dolor emocional. La terapia del arte puede ser una forma de que las personas con dolor tanto físico como emocional se recuperen.

¿Qué es la terapia del arte?

La American Art Therapy Association (AATA) define la terapia del arte como "una profesión de salud mental que utiliza el proceso creativo de crear arte para mejorar el bienestar físico, mental y emocional de las personas de todas las edades. Se basa en la creencia de que el proceso creativo que forma parte de la expresión personal ayuda a las personas a resolver conflictos y problemas, desarrollar habilidades interpersonales, controlar la conducta, reducir el estrés, aumentar la autoestima y la consciencia de uno mismo, y alcanzar una introspección".

A pesar de que los seres humanos han usado el arte como modo de expresión durante miles de años, la terapia del arte no obtuvo reconocimiento como profesión independiente hasta la década de 1940. Los psiquiatras comenzar a interesarse en las obras de arte creadas por los pacientes con enfermedades mentales. Al mismo tiempo, los educadores también estaban prestando atención a las obras de arte de los niños, ya que reflejaban su crecimiento evolutivo, emocional y cognitivo. En unas pocas décadas, los hospitales y los centros de rehabilitación comenzaron a incorporar la terapia del arte a sus programas de psicoterapia tradicional.

Con frecuencia, se utilizan técnicas especiales particularmente útiles para ayudar a los pacientes a expresar sus sentimientos, desarrollar habilidades de sociabilidad, para resolver problemas, reducir la ansiedad o resolver conflictos emocionales. En el enfoque no estructurado, los pacientes pueden seleccionar de entre una variedad de materiales y medios (pinturas, arcilla, pinturas al pastel) y los utilizan como ellos prefieran, permitiendo que el material inconsciente aflore a la superficie. Es entonces cuando el terapeuta le puede pedir al paciente que dibuje una imagen de su familia, lo que puede ayudar a conocer complejas dinámicas familiares como patrones no saludables de relación o pocas habilidades de comunicación.

Grupos de personas luchando con otros problemas, como los sobrevivientes de cáncer, pueden trabajar en conjunto para crear un collage o un mural que puede ser utilizado para estimular el debate sobre estrategias para salir adelante.

Ava Charmey-Danysh, ATR-BC, encuentra a la terapia del arte muy útil en su trabajo con niños y adultos que tienen trastornos alimenticios. "Las obsesiones con la comida y el peso con frecuencia son intentos de lidiar con problemas emocionales sin resolver, como la depresión, la ira, la impotencia y las pérdidas", explica. "La terapia del arte es una herramienta especial que puede ayudar a proporcionar acceso a esos sentimientos ocultos que contienen la llave de nuestras luchas".

La terapeuta del arte Sandy Izhakof, de la Ciudad de Nueva York, trabaja con adultos con problemas neurológicos en hogares de reposo y en residencias de ancianos. Ella utiliza técnicas de terapia del arte, tales como dibujo libre, confección de mascaras y pintura con dedos, para ayudar incluso a los pacientes que no hablan a realizar un resumen de vida, expresar remordimientos, resolver pérdidas no resueltas y reconciliarse con problemas tales como el envejecimiento, las penas y el miedo a la muerte.

¿Dónde se usa la terapia del arte?

Según la AATA, la terapia del arte está basada en el conocimiento del desarrollo humano y las teorías psicológicas, y es un tratamiento efectivo para las personas con problemas médicos, de desarrollo, educacionales, sociales o psicológicos. Los terapeutas del arte deben poseer mínimo una maestría y someterse a prácticas supervisadas y a una residencia después de graduarse. Practican en diferentes entornos, incluso:

  • Centros comunitarios de salud mental y clínicas psiquiátricas
  • Hospitales, centros de rehabilitación y centros de cuidados paliativos
  • Instalaciones correccionales y forenses
  • Casas de reposo o residencias de ancianos
  • Escuelas y programas de intervención temprana
  • Centros para víctimas de desastres y refugios para necesitados
  • Programas de rehabilitación para las drogas y el alcohol

Los terapeutas del arte pueden ejercer solos o ser parte de un equipo de tratamiento que incluye médicos, psicólogos, enfermeras, trabajadores sociales, consejeros y profesores. La terapia del arte, realizada de forma individual o en sesiones de grupo, puede ser utilizada con pacientes de todas las edades, razas y orígenes étnicos que tengan alguno de los siguientes trastornos físicos y emocionales, incluso:

  • Esquizofrenia, depresión y otras enfermedades mentales
  • Trastorno de estrés postraumático provocado por algún desastre natural, eventos inesperados o abusos
  • Trastornos alimenticios
  • Abuso de sustancias
  • Dolor crónico, problemas médicos o enfermedades terminales
  • Problemas familiares

"Comenzando con garabatos y líneas, los niños expresan sus sentimientos y necesidades a través del arte inclusive antes de aprender el lenguaje verbal", dice Noah Hass-Cohen, MA, ATR-BC, MFCC, del Instituto de Terapia del Arte de Los Ángeles. "La terapia del arte constituye una forma no amenazante de liberar los sentimientos y las emociones reprimidas, y puede ser de especial utilidad para los niños y adolescentes en épocas de crisis o cambios familiares e individuales".

Cómo puede funcionar

La teoría que respalda la terapia del arte está basada parcialmente en el hecho de que la creatividad y la recuperación pueden venir del mismo lugar.

"En el nivel más profundo, el proceso creativo y el de recuperación surgen de una sola fuente", dice Rachel Naomi Remen, MD, profesora clínica asistente de medicina familiar en la Universidad de California en la Escuela de Medicina en San Francisco.

Según los especialistas, la terapia del arte no es solo "arte y manualidades", o solo recreativa. Es multisensorial y les enseña a las personas a utilizar objetos con un propósito y a comunicar su dolor con el mundo exterior.