La posibilidad de infectarse con una enfermedad incurable nunca se le ocurrió a Jane Fowler. Después de su divorcio, Jane tuvo una relación sexual con un viejo amigo de la familia. Un análisis de sangre para una póliza de seguro alertó a la periodista de 55 años de edad que estaba infectada con VIH, el virus que causa SIDA.

¿Qué es el VIH/SIDA?

El virus del VIH debilita el sistema inmunitario del cuerpo, y deja a los pacientes vulnerables a infecciones, cáncer y otras enfermedades. La gente que está infectada con VIH no parece estar enferma ni padecer de algún síntoma grave por años y puede, de hecho, parecer perfectamente saludable. Pero las personas con VIH pueden transmitir el virus a otros a través de la actividad sexual o compartiendo agujas. Sin embargo, el contacto ocasional no incrementa el riesgo. El virus vive en los fluidos corporales, no en las cosas, así que actividades como compartir los cubiertos, abrazar, usar un baño público o dar la mano no incrementan el riesgo de contraer el virus.

Los adultos mayores son los menos informados acerca de los riesgos

En general, los adultos mayores están menos informados que los adolescentes y los adultos jóvenes acerca del virus, sus riesgos y las formas de prevenirlo. Jane está haciendo su parte para educar a adultos mayores al salir a la calle y compartir su historia. También fundó una organización llamada HIV Wisdom for Older Women.

Prevención

Se han ofrecido muchos programas de prevención exitosos a personas en comunidades para jubilados, en ferias de salud, al igual que en otros lugares en los que se reúnen adultos mayores. Los programas utilizan materiales adecuados para la edad y adaptan mensajes de alcance público para abordar las necesidades de una audiencia mayor. También reclutan adultos maduros para transmitir el mensaje.

"Hacemos la presentaciones divertidas", dice John Gargotta, de Florida's Senior HIV Intervention Project. "Los viejos voluntarios y el equipo de trabajo son lo que hace que nuestro programa funcione tan bien. Ellos crean diálogos y una atmósfera donde la gente se siente cómoda al hacer preguntas".

Existen muchas formas de reducir el riesgo de contraer VIH; estas incluyen:

  • Tenga condones a mano y siempre utilice un condón de látex durante las relaciones sexuales con personas cuya condición médica ignora. Piénselo porque no solamente tiene sexo con la persona en la que usted confía y cree que conoce, sino con las personas con las que su pareja ha tenido sexo.
  • Aprenda cómo hablar de sexo y cómo negociar protección con potenciales parejas.
  • No comparta ningún tipo de aguja.
Sométase a controles

"Si alguien se ha puesto en riesgo, debe realizarse un control", afirma Jane. "Me siento afortunada de haber 'reprobado' la prueba de sangre de la compañía de seguros cuando lo hice y de haberme dado cuenta que estaba infectada. De no haber sido así, probablemente estaría muerta hoy debido al SIDA". El tratamiento temprano mejora las probabilidades de vivir con la enfermedad.

Hable con su médico

Los análisis de sangre de rutina no incluyen la prueba de VIH y es posible que algunos médicos no pidan la prueba de VIH cuando pacientes mayores realizan una consulta. No espere a que su médico hable sobre el tema. Si usted cree que puede estar en riesgo, realícese una prueba de VIH y analice los riesgos con el médico.