Hacer algunos cambios en el estilo de vida puede prevenir el síndrome metabólico o reducir el impacto de la condición. El objetivo de estos cambios en el estilo de vida es controlar trastornos metabólicos subyacentes que son factores de riesgo para desarrollar síndrome metabólico.

Hacer cambios en el estilo de vida incluso modestos puede tener un impacto considerable. Para personas que tienen sobrepeso o que tienen diabetes, incrementar moderadamente la actividad física, perder el 10% de su peso o más, y cambiar sus hábitos alimenticios tendrá un impacto considerable.

Es importante que usted mismo se fije objetivos modestos y alcanzables. Comience por hacer pequeños cambios (p.e., objetivos modestos de pérdida de peso, pequeños cambios en hábitos alimenticios) en lugar de tratar de cambiar todo a la vez. Usted tendrá más éxito y continuará avanzando más fácilmente.

Cambios en el estilo de vida que usted puede hacer incluyen:

Reducir Su Peso

  • Encuentre un programa para bajar de peso que sea adecuado para usted.
  • Baje de peso lenta y constantemente y planee maneras para mantener el peso perdido.
  • Monitoree su peso.
  • Mejore sus hábitos alimenticios.
    • Siéntese a la mesa para sus comidas.
    • Enfóquese en sus alimentos; no haga otras actividades (manejar, leer, ver la televisión, hablar por teléfono, o trabajar en la computadora) mientras come.
    • No espere hasta que esté completamente lleno antes de dejar de comer.
    • No coma debido a que se sienta aburrido, cansado, estresado, o triste.

Coma Sanamente

  • Coma más frutas y verduras; reduzca el beber jugo.
  • Elija cortes magros de carne.
  • Hornee, o ase ala parrilla su carne de aves, pescado, o carne en lugar de freírla.
  • No agregue sal a sus alimentos.
  • Reduzca el consumo de grasas saturadas (grasas generalmente encontradas en productos animales y que elevan el colesterol.)
  • Elija alimentos de granos enteros (pan de trigo entero, arroz integral) en lugar de alimentos refinados o procesados (pan blanco, arroz blanco).
  • Coma más alimentos ricos en fibra (frijoles, frutas, verduras).
  • Coma menos azúcar.
  • Coma menos carbohidratos y otros alimentos almidonados.
  • Limite o elimine el refresco y otras bebidas azucaradas.

Incremente Su Actividad Física

  • Haga un poco de ejercicio cada día.
  • Comprométase a hacer más actividad física. Únase a un club de salud o planee caminatas con amigos.
  • Incorpore la actividad incrementada en sus hábitos diarios.
    • Estaciónese más lejos en el lugar de estacionamiento del centro comercial o supermercado.
    • Use las escaleras en lugar del elevador.
    • Levántese para cambiar el canal de la televisión en lugar de usar el control remoto.
    • Haga ejercicios pequeños como levantamientos con las piernas o abdominales mientras está sentado en la casa o cuando no pueda dormir por la noche.

Consulte a Su Médico

  • Reciba revisiones físicas regulares y apoyo por parte de su médico.
  • Usted y su médico deberían monitorear su peso, presión arterial, colesterol, y niveles de azúcar sanguínea.
  • Reciba asesoría sobre una dieta y programa de ejercicio que sea adecuado para usted.

Deje de Fumar

  • Pida a su médico que le sugiera programas y/o medicamentos para ayudarle a dejar de fumar.

Evite el Consumo Excesivo de Alcohol

Evite Medicamentos Que Incrementen Lípidos