Definición

La extirpación de un hígado enfermo y su reemplazo con un hígado saludable de un donador que ha muerto. En algunos casos, se puede utilizar una parte de un hígado de un donador vivo.

Hígado Normal vs. Hígado Enfermo

imagen informativa de Nucleus

Copyright © Nucleus Medical Media, Inc.

Razones para realizar el procedimiento

Un transplante de hígado tiene como finalidad tratar la insuficiencia renal en la etapa final, la cual pueder ser causada por:

  • Cirrosis
  • Hepatitis A, B y C y causas autoinmunitarias
  • Enfermedad hepática alcohólica
  • Biliar primaria cirrosis
  • Colangitis esclerosante primaria
  • Insuficiencia hepática aguda
  • Defectos congénitos (tal como atresia biliar)
  • Tumores en el hígado ( cancerosos o benignos)
  • Defectos metabólicos (tales como Enfermedad de Wilson)
  • Envenenamiento o daño por la introducción de drogas
Factores de riesgo de complicaciones durante el procedimiento
Qué esperar
Antes del procedimiento

Debido a la poca cantidad de donantes, tendrá que permanecer en la lista de espera por algún tiempo. Puede que necesite tener un teléfono celular o localizador todo el tiempo de modo que el equipo de trasplantes le pueda encontrar si hay un donador disponible.

Probablemente, el médico hará lo siguiente:

  • Examen físico
  • Análisis de sangre
  • Radiografía de tórax
  • Electrocardiograma (ECG): una prueba que registra la actividad del corazón al medir las corrientes eléctricas que pasan a través del músculo del corazón
  • Otras pruebas posibles

Los días previos y el día del procedimiento:

  • No tome aspirina ni otros antiinflamatorios durante una semana antes de la cirugía, a menos que el médico indique lo contrario. Es posible que también tenga que dejar de tomar anticoagulantes. Por ejemplo, clopidogrel (Plavix), warfarina (Coumadin) o ticlopidina (Ticlid). Consulte con el médico.
  • Su estómago debe estar vacío antes de la cirugía, así que no coma o beba nada después de media noche, o una vez que esté enterado de que hay un hígado disponible.
  • Es posible que le apliquen un enema para vaciar los intestinos y evitar estreñimiento después de la cirugía.
  • Su pecho y abdomen deberán estar rasurados para prevenir la infección.
Durante el procedimiento
  • Se administrarán líquidos y medicamentos por vía intravenosa, sedantes y anestesia
  • Se le colocará una sonda para ayudarlo a respirar
Anestesia

Para el trasplante de hígado, se utiliza anestesia general.

Descripción del procedimiento

El cirujano realiza una incisión en forma de búmeran en la parte superior del abdomen. Se extirpa el hígado viejo, dejando la mayor parte de vasos sanguíneos en su lugar. Se inserta el hígado nuevo y se conecta a los vasos sanguíneos y al ducto biliar. Para ayudar con el drenado de la bilis, se insertará un tubo en el conducto biliar durante la cirugía. La piel se cierra con puntos.

Después del procedimiento

Será controlado de forma continua en la unidad de cuidados intensivos mediante los siguientes dispositivos:

  • Tubo de respiración hasta que pueda respirar independientemente
  • Líquidos y medicamentos IV
  • Catéter en la vejiga para drenar orina

Después del procedimiento, asegúrese de seguir las indicaciones de su médico.

¿Cuánto durará?

La cirugía tarda varias horas.

¿Dolerá?

La anestesia evita que sienta dolor durante la cirugía. Posiblemente experimente dolor durante la recuperación pero recibirá medicina para aliviar el malestar.

Posibles complicaciones
  • Rechazo al hígado transplantado
  • Sangrado excesivo
  • Infección
  • Obstrucción o derrame en el conducto biliar
  • Alergia a la anestesia
  • Complicaciones de los medicamentos inmunosupresores que deben tomarse de por vida después de recibir este tipo de trasplante (estas complicaciones pueden incluir infección grave y cáncer)
  • Coágulos sanguíneos en las arterias principales
  • Complicaciones neurológicas, como ataques
Hospitalización promedio

Varía en función de cada paciente y puede llegar a durar varias semanas.

Cuidado posoperatorio
  • Al principio recibirá líquidos y nutrición intravenosa, pero paulatinamente cambiará a la dieta normal.
  • Recibirá terapia física para recuperar fuerza muscular.
  • Una vez en casa, puede ser dirigido por su médico para que revise su temperatura, presión sanguínea, pulso y peso.
  • Hará visitas regulares a su médico para revisiones y pruebas de laboratorio.
  • Empezará a tomar medicamentos para suprimir su función inmunológica y por tanto reducir el riesgo de que su cuerpo rechace el nuevo hígado.
  • Se le podrá prescribir una dieta especial para prevenir la retención de agua y para mantener un peso y presión sanguínea normal.
Resultado

El tiempo de recuperación varia y puede depender, en parte, de su estado general de salud antes del transplante. La mayoría de los pacientes regresan a sus actividades de forma normal o casi normal de 6 a 12 meses después de su transplante.

Para reducir la probabilidad de que su cuerpo rechace el hígado donado, necesitará tomar medicamentos inmunosupresivos para el resto de su vida. tales medicamentos tienen efectos colaterales potenciales, así que asegúrese de discutir las precauciones especiales con su médico.

Llame a su médico si ocurre lo siguiente
  • Señales de infección, incluyendo fiebre y escalofríos; usted está más susceptible a las infecciones mientras toma medicamentos inmunosupresores
  • Enrojecimiento, inflamación, aumento del dolor, sangrado excesivo o secreciones en el sitio de la inserción
  • Tos, falta de aire, dolor en el pecho, náuseas o vómitos intensos
  • Tos que produce una sustancia amarillenta o verdosa
  • Tos seca que continua por más de una semana
  • Náusea prolongado, vómito o diarrea
  • Incapacidad para tomar los medicamentos prescritos
  • Moretones
  • Materia fecal negra
  • Orina color rojo o café oxido
  • Un sarpullido u otros cambios en la piel
  • Dolor, secreción o inflamación en el lugar del tubo de drenado
  • Secreción vaginal, en el caso de las mujeres
  • Dolor, ardor, urgencia o frecuencia para orinar, o sangrado persistente en la orina
  • Exposición a paperas, sarampión, varicela o herpes zóster
  • Debilidad inusual o mareo
  • Enfermedad que requiere tratamiento de urgencia u hospitalización