El síndrome ovárico poliquístico (PCOS) es un trastorno endocrino crónico en las mujeres. Está caracterizado por niveles elevados de hormonas masculinas (andrógenos), infertilidad, obesidad, resistencia a la insulina, crecimiento de vello en la cara y cuerpo, y anovulación; una condición en la que los ovarios producen pocos óvulos o no los producen en absoluto.

Los ovarios normalmente producen folículos que se desarrollan en óvulos. En las mujeres con PCOS, los ovarios producen los folículos, pero los óvulos pueden no madurar o permanecer en el ovario. Los folículos inmaduros se pueden desarrollar en sacos llenos de líquido llamados quistes. La mayoría de mujeres con PCOS tienen quistes, pero todas las mujeres con quistes ováricos no necesariamente tienen PCOS.

Se desconoce la causa de PCOS, aunque la genética puede desempeñar una función. Alguna evidencia sugiere que el problema está relacionado con la resistencia a la insulina con niveles elevados de insulina. Estos niveles altos de insulina pueden estimular producción excesiva de andrógenos de los ovarios. Esto podría prevenir la ovulación y conllevar a ovarios agrandados y poliquísticos.

Los tratamientos para PCOS incluyen medicamentos para mejorar la sensibilidad a la insulina, así como tratamientos hormonales, y cuando se desea el embarazo, medicamentos para la fertilidad.

Tratamientos Naturales Propuestos para PCOS

Inositol

El inositol complementario ha mostrado algo de promesa para PCOS. En un estudio doble ciego controlado con placebo, 136 mujeres recibieron inositol a una dosis de 100 mg dos veces al día, mientras que 147 recibieron placebo.1 En un periodo de 14 semanas, las participantes que recibieron inositol mostraron mejoría en la frecuencia de ovulación en comparación con las que recibieron placebo. También se observaron beneficios en términos de pérdida de peso y niveles de colesterol HDL, el colesterol "bueno".

Sin embargo, aunque éstos fueron hallazgos prometedores, la validez del estudio se vio comprometida en un alto índice de deserción en el grupo de inositol. Se necesitará de más investigación para establecer al inositol como un tratamiento efectivo para PCOS.

Para más información, incluyendo temas de seguridad, vea el artículo completo sobre inositol.

N-acetilcisteína

El suplemento N-acetilcisteína (NAC) puede ser útil para el tratamiento de la infertilidad femenina causada por PCOS.

Un estudio doble ciego controlado con placebo evaluó la efectividad de NAC en 150 mujeres con PCOS que previamente no habían logrado responder al medicamento para la fertilidad llamado clomifén.2 Las participantes recibieron clomifén más placebo o clomifén más 1.2 gramos diarios de NAC. Los resultados indicaron que el tratamiento combinado con NAC más clomifén fue dramáticamente más efectivo que el clomifén tomado con placebo. Casi el 50% de las mujeres en el grupo del tratamiento combinado ovularon en comparación con el 1% en el grupo del clomifén solo. El índice de embarazo en el grupo de tratamiento combinado fue de 21%, en comparación con el 0% en el grupo de clomifén solo.

Sin embargo, debido a que éste fue un solo ensayo, se necesitará mucha más investigación para establecer a NAC como un tratamiento para la infertilidad asociada con PCOS. Para más información, incluyendo dosis y temas de seguridad, vea el artículo completo sobre N-acetilcisteína.

Otros Tratamientos

El suplemento cromo ha mostrado promesa para mejorar la sensibilidad a la insulina, y con base en esto, se ha probado como un tratamiento para PCOS. Sin embargo, en un pequeño estudio piloto, el uso de cromo a 200 mcg diariamente, no mejoró los síntomas de PCOS.3

El té verde también se ha probado en el PCOS, pero el único estudio pequeño publicado no logró mostrar beneficio.4