Definición

El sangrado menstrual abundante (también llamado menorragia) es el sangrado menstrual prolongado y/o excesivo en intervalos regulares. Aunque alrededor del 30% de las mujeres tienen períodos abundantes, sólo el 10% padece menorragia. En promedio, el fluido menstrual ocurre cada 28 días y dura cinco días. Durante este lapso, se pierden de cuatro cucharadas a una taza (de 60 a 250 mililitros) de sangre.

Flujo menstrual

Imagen informativa de Nucleus

© 2011 Nucleus Medical Media, Inc.

Causas

En algunos casos la causa de la menorragia es desconocida. Sin embargo, hay varias condiciones relacionadas con la menorragia, como:

  • Adenomiosis: cuando el tejido que, por lo general, solo recubre el útero, también crece en las paredes musculares del útero
  • Pólipos cervicales o endometriales
  • Fibromas uterinos
  • Infección (infecciones pélvicas)
  • Trastornos de coagulación sanguínea
  • Anticoagulantes
  • Antiinflamatorios (consumir grandes cantidades durante mucho tiempo)
  • Enfermedad renal, de la tiroides o del hígado
  • Problemas con un dispositivo intrauterino (IUD, por sus siglas en inglés)
  • Quistes ováricos
  • Condición crónica
Factores de riesgo

Las personas que tienen un mayor riesgo de padecer menorragia son las mujeres que:

  • Son adolescentes que tuvieron su primera menstruación en el transcurso de los últimos 12 a 18 meses
  • Se están acercando a la menopausia
  • Son obesas
  • Tienen un trastorno de sangrado hereditario
  • Tienen antecedentes familiares de un trastorno de sangrado
Síntomas

Los síntomas de la menorragia incluyen:

  • Sangrado menstrual que dura más de siete días
  • Sangrado inusualmente excesivo (que empape la toalla sanitaria o el tampón cada hora)
  • Flujo menstrual que requiera que la protección sanitaria sea cambiada durante la noche
  • Fluido menstrual que contenga coágulos grandes
  • Fluido menstrual que interfiera con el estilo de vida
  • Fatiga o falta de aliento (síntomas de anemia)
¿Cuándo debo llamar al médico?

Llame al médico si tiene síntomas de menorragia.

Diagnóstico

El médico le preguntará acerca de sus síntomas y antecedentes clínicos. Se le realizará una exploración física, que incluye un examen pélvico, como parte de la evaluación. Las pruebas pueden incluir:

  • Prueba de Papanicolaou
  • Análisis de sangre
  • Prueba de embarazo
  • Ultrasonido: un examen en el que se utilizan ondas sonoras para examinar los órganos reproductores (útero y ovarios)
  • Biopsia endometrial: extirpación de una muestra de tejido endometrial para detectar cambios en el recubrimiento del útero
  • Dilatación y raspado: raspado del recubrimiento interno del útero
  • Histeroscopia: examen del cuello uterino y las trompas de Falopio en el que se utiliza un dispositivo de visualización similar a un telescopio
Tratamiento

El tratamiento de la menorragia dependerá de la causa subyacente. Las mujeres que experimenten un sangrado excesivo persistente deben analizar con su médico la posibilidad de tomar suplementos de hierro para prevenir la anemia.

Si no existe ninguna condición que esté causando la menorragia, el médico puede indicarle lo siguiente:

Medicamentos

Éstos podrían incluir:

  • Terapia hormonal (estrógeno o progestágeno administrados por vía oral, mediante una aplicación cutánea, aplicación vaginal o con inyecciones)
  • Un DIU que libera un fármaco progestágeno (p. ej., Mirena )
  • Antiinflamatorios no esteroideos, como ibuprofeno (p. ej., Advil), naproxeno (p. ej., Aleve) y ácido mefenámico (p. ej., Ponstel)
  • Medicamentos para mejorar la coagulación (p. ej., ácido tranexámico [Lysteda])
Procedimientos quirúrgicos

Los procedimientos pueden incluir:

  • Dilatación y raspado
  • Histeroscopia quirúrgica: se inserta un instrumento largo y delgado en el útero que puede ayudar a extraer un pólipo o fibroma.
  • Ablación o resección endometrial: la extracción quirúrgica del recubrimiento del útero mediante el uso de calor, microondas o instrumentos quirúrgicos. Después de este procedimiento, no podrá tener un embarazo.
  • Histerectomía: la extirpación quirúrgica del útero. Después de este procedimiento, no podrá tener un embarazo. Si los ovarios también son removidos, puede aparecer una menopausia prematura.

La edad, la salud en general y el historial clínico se deben tener en cuenta al elegir el tratamiento. Analice con el médico sus planes para quedar embarazada.

Prevención

Para la mayoría de las mujeres no existe medidas preventivas específicas. Sin embargo, si la causa de la menorragia es un medicamento, se puede prevenir la condición interrumpiendo el uso de ese medicamento (si el médico se lo indica).